viernes, 1 de febrero de 2008

El peligro del vino

Embriagado por los zumos de Baco
Y por el perfume encantador
que emanaba de su sabroso cuello
sentía que me rejuvenecía
mientras una y otra vez su cuello mordía,
y era transportado al Olimpo
como si fuera un dios
que saboreaba ambrosía.

El pequeño Lorca

No hay comentarios: